Málaga: un lugar de cine

This post is also available in: Inglés

Málaga y la Serranía de Ronda han sido grandes escenarios de película, tanto de cine mudo como sonoro. Concretamente, la población de Ronda ha sido una de las más elegidas por directores de cine como localización idónea para sus filmes.

¿Por qué Ronda? En primer lugar, por estar ubicada sobre un gran desfiladero de 120 metros de profundidad sobre el río Guadalevín de una belleza impresionante: el llamado Tajo de Ronda. Sus casas se sostienen sobre los acantilados desafiantes a la gravedad. En segundo lugar, por haber sido escondite de bandoleros, cuna de mitos románticos, y refugio de artistas y de los padres de las grandes sagas taurinas del país. Todo ello le ha dado a Ronda una esencia única y se ha convertido en punto donde resumir muchos de los tópicos españoles. Rilke, Paul Bowles, James Joyce, Ernest Hemingway Washington Irving escogieron Ronda como punto donde desarrollar su inspiración.

Puente Nuevo de Ronda

Puente Nuevo de Ronda

A lo largo de la historia, Ronda ha sido un asentamiento íbero, una población romana (Arunda), una ciudad árabe y una villa cristina, rodeada por 3 parajes naturales que dan idea de lo maravilloso del enclave. Posteriormente, en época ya moderna, se construyó un imponente y vertiginoso puente (el Puente Nuevo de Ronda) que cruzaba el tajo del río, y que ha servido como telón de fondo de enorme belleza para el cine. Además, la Plaza de Toros de Ronda es una de las más antiguas del mundo, y allí se celebra en septiembre la tradicional corrida Goyesca, que fue impulsada por Antonio Ordóñez.

Desde los años 20 a los 60, las historias de bandoleros, contrabandistas y toreros eran muy bien acogidas en el cine. El mundo de la ficción cinematográfica internacional vio en Ronda el lugar romántico en el que rodar sus historias, aunque algunas de ellas vieron prohibida su exhibición en nuestro territorio a manos de la censura. Norteamericanos, franceses y británicos produjeron películas como “Carmen” de Jacques Feyder, “Fuego sobre África” de Richard Sale, “Los últimos de Filipinas” de Antonio Román o “El perfume del misterio” de Jack Cardiff.

También James Bond protagonizó una de sus operaciones en Ronda. Aquí se rodó una de las escenas de la película de 1966 “Solo se vive dos veces”. Aunque todo sucedía en Japón, la productora no pudo rodar allí una escena de tiroteo de un helicóptero desde tierra porque en este país estaba prohibido utilizar armas de fuego en espacio aéreo, aunque fueran de fogueo. Se escogió el cielo de Málaga para ello.

James Bond en "Solo se vive dos veces"

James Bond en “Solo se vive dos veces”

Pero sin lugar a dudas, el cineasta más ilustre que ha pisado estas tierras es Orson Welles. No solo las ha pisado, sino que decidió no marcharse nunca de aquí, pues escogió Ronda como el lugar en el que depositaran sus cenizas. Su familia cumplió su voluntad, y hoy sus restos descansan en la finca El Recreo de la familia Ordóñez.

El torero Antonio Ordóñez junto a Orson Welles, en Ronda.

El torero Antonio Ordóñez junto a Orson Welles, en Ronda.

¡Ronda y la provincia de Málaga son un lugar de cine!

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *