Los patios de Palma de Mallorca y sus casas señoriales

Entre las angostas calles del casco antiguo de Palma de Mallorca, hay ocultos tras puertas de madera noble más de 40 escondites. Son los más de 40 patios de Palma de Mallorca rehabilitados, oasis de luz, paz y tranquilidad en el seno de las históricas casas y palacios señoriales de la nobleza mallorquina y de poderosos mercaderes que habitaron la isla.

Los Patios de Palma de Mallorca

Los Patios de Palma de Mallorca

Todas estas casas mantienen una misma estructura. La vivienda de fachada austera estaba totalmente orientada al espacio protagonista de los quehaceres cotidianos: el patio interior, un espacio descubierto flanqueado con arcos y con unas escaleras que daban acceso a las galerías, el espacio de intimidad familiar. Suelos empedrados e inclinados para recoger el agua de la lluvia, en muchas ocasiones un pozo, y siempre muchas macetas con flores y plantas, son los elementos que caracterizan la tranquilidad de los patios mallorquines.

De origen romano, los patios de Palma alcanzaron su popularidad con la llegada a la isla del estilo gótico y la casa medieval catalana tras la conquista de Mallorca en 1229 por Jaime I. Con la prosperidad económica de los siglos XVII y XVIII, los patios se volvieron más lujosos y refinados de estilo barroco y renacentista, y se convirtieron en símbolo de poder y estatus social.

Muchos de estas casas son ahora sedes de instituciones públicas y pueden visitarse, como el Palau March, el Hospital de San Pere i San Bernat, el Tribunal de Justicia o el Museo de Arte Español Contemporáneo. Otras siguen siendo casas privadas, como Can Sureda, pero se acordó hace años abrir sus puertas para poder ser contempladas a través de sus rejas.

En verano suelen organizarse conciertos de jazz en algunos de estos patios. Así que aprovechad vuestro viaje a Mallorca y… ¡a disfrutarlos!

 

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *