Así cambia tu personalidad según el lugar que ocupes en el coche

This post is also available in: Alemán

 

En Record Go, se nota que ha llegado el veranito porque no podemos dejar de pensar cuál será el destino de nuestro próximo Road Trip. No tenemos claro si preferimos visitar Menorca o Ibiza, aunque tampoco descartamos Málaga.

Otro tema al que le hemos estado dando vueltas es el de las tareas que desempeñas en un viaje en coche según seas el conductor, el copiloto o te sientes en el asiento trasero.

Así que antes de empezar tu viaje en coche, échale un vistazo las funciones que desempeñarás según el lugar que ocupes en tu vehículo de alquiler, para elegir el mejor sitio:

Conductor

Tu misión es clara: llevar a tus amigos al destino, intentando que vuestra amistad se resienta lo menos posible. Eres la cara visible del viaje, la imagen de todos los selfies, el que tiene el poder de decidir la potencia del aire acondicionado y con solo un ligero movimiento de mano, puedes conseguir una bebida refrescante, que te proporcionen alimento directamente a la boca o que bajen el volumen de la música.

via GIPHY

Entre tus privilegios como conductor, se encuentran el tener preferencia para comerse la última patata de la bolsa, el recibir cánticos alabando tus actitudes al volante y motivándote a pulsar el acelerador y, por supuesto, el ser vitoreado cuando se llega al ansiado destino.

via GIPHY

Pero no es oro todo lo que reluce: a cambio de todo esto, tienes que realizar la temida tarea que a nadie le gusta hacer: aparcar en línea. Y no se trata sólo de aparcar, sino de aparcar con presión de grupo, lo cual es sinónimo de gritos y chillidos porque te estás pegando demasiado al coche de atrás y de comentarios haciendo referencia a lo nervioso que se te ve y a tus aptitudes como conductor.

Copiloto

Todo el mundo sabe que detrás de un gran conductor, hay siempre un copiloto con mucha, mucha paciencia. Para acceder a este puesto, será clave que suenes convincente cuando jures que “no te vas a dormir” y que “cada ratito pondremos una música distinta”. Cuando logres engañarlos a todos y que te dejen ocupar el sitio estrella del vehículo, ya podrás hacer lo que te dé la gana: el mundo coche será tuyo.

via GIPHY

Pero recuerda: un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Serás el encargado de dar direcciones al conductor y, cuando haya divergencias en el grupo sobre si parar o no para ir al baño en la próxima estación de servicio, tú siempre tendrás la última palabra. El truco para sonar creíble y que no te abandonen en el primer restaurante de carretera en el que paréis a retomar fuerzas, es que tus decisiones se basen siempre en datos empíricos (inventados o reales) sobre kilómetros y distancias.

También serás el nexo de unión entre conductor y el/los integrante/s situado/s en el asiento trasero y de ti dependerá que la conversación fluya entre ellos o que tu coche se convierta en el teléfono estropeado.

via GIPHY

Asiento trasero

Es el lugar del vehículo que más polémica acarrea: odiado por muchos, querido por otros tantos. El porqué de esta dicotomía lo encontramos en los privilegios y responsabilidades que debe asumir la persona que ocupa el lugar. Es el distribuidor oficial de alimentos: en sus manos está que el copiloto y el conductor mueran o no de inanición.

via GIPHY

Además, lo que más se suele valorar de este puesto es que se puede dormir sin cargo de conciencia: estás libre de toda responsabilidad. Nadie te culpará si la dirección que habéis tomado no es la correcta o si habéis pinchado una rueda por ir por carreteras secundarias para evitar peajes.

via GIPHY

Pero, como en los casos anteriores, toda moneda tiene dos caras. La suerte del ocupante de este sitio también puede verse truncada por la envidia que le tienen los ocupantes de los otros sitios. Porque todo el mundo sabe que, al ocupar el asiento trasero y estar libre de responsabilidades, automáticamente se adquiere una personalidad súper positiva y festiva que choca totalmente con la actitud de copiloto y conductor.

via GIPHY

Además, al estar en el asiento de atrás, tus peticiones respecto a la potencia del aire acondicionado pueden ser totalmente ignoradas y corres el peligro de morir congelado, rodeado de bolsas de snacks medio abiertas y bebidas calentorras.

via GIPHY

También podría interesarte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *