Ruta Gastronómica por los dulces navideños: el Mantecado y el Polvorón

This post is also available in: Inglés

Mantecado. Dulce típicamente navideño

Mantecado. Dulce típicamente navideño

La semana pasada iniciamos un ciclo de artículos dedicados a los dulces navideños. Lo dedicamos al dulce estrella: el turrón, con la provincia de Alicante como paisaje de fondo.

Esta semana continuamos preparando nuestros paladares para las fechas tan dulces que se avecinan, las Navidades. Así pues, ponemos rumbo a Andalucía para surtirnos de mantecados y polvorones.

 

Primero de todo, vamos a tratar de aclarar la pregunta que muchos nos hemos hacho alguna vez: ¿Qué diferencia hay entre el mantecado y el polvorón?

El polvorón es una especialidad dentro de los mantecados. Además de harina de trigo, manteca de cerdo y azúcar (ingredientes del mantecado), el polvorón también lleva almendra, con lo que la consistencia es diferente.

 

Un poco de historia:

La historia de los mantecados en España comenzó en el siglo XVI y su origen se debió a un exceso de producción. En aquella época, Andalucía tenía excedente de manteca de cerdo y trigo, y… ¿qué podían hacer con todo eso? Pues se inventaron el mantecado.

Algunos dicen que nació en Antequera y otros en Estepa, o Rute, el punto geográfico no está claro, pero lo que sí es cierto es que la receta se extendió por toda España y se pueden encontrar mantecados fabricados no solo en Andalucía, sino también en Toledo, Tordesillas (Valladolid) o Pitillas (Navarra).

Estepa concentra la mayor parte de fábricas de mantecados, pues fue allí donde comenzó la comercialización en el siglo XIX. Hoy esta localidad es el paraíso del mantecado. Una visita allí nos conduce irremediablemente al Museo del Mantecado. En Navidades, este museo alberga también un tentador Belén de Chocolate.

También podría interesarte:

  2 comments for “Ruta Gastronómica por los dulces navideños: el Mantecado y el Polvorón

  1. Ram
    6 abril, 2014 at 12:19 pm

    Tienen una pinta estupenda. Los pohtacsis imagino que le dan un sabor diferente al tradicional de almendra pero sin perder la esencia del mantecado. Yo no habeda preparado estos dulces nunca, pero este af1o me dif3 por hacer una bandeja de y salieron tan buenos que han caido ya varias hornadas. Nada que ver con la mayoreda de los comprados y ademe1s muy fe1ciles de hacer. Me voy a animar un deda de estos con los tuyos y ased tenemos me1s variedad.

Responder a Record Go Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *